Tarjetas de transporte

El sector del transporte por cuenta ajena vive un momento de expansión vinculado de manera directa con el avance tecnológico y las ventas a través de internet que ha producido un incremento notable en la paquetería y envíos a domicilio. A esto se suma la importante presencia del sector de transporte por carretera que tiene España debido a su comunicación estratégica en el continente europeo.

La normativa estatal para poder ejercer la actividad de transporte por cuenta ajena mediante retribución económica requiere de autorización expresa para cada vehículo por parte de la administración competente de cada comunidad autónoma en materia de transportes. Una vez analizados los requisitos y se haya comprobado que se cumplen de manera efectiva se podrá obtener la tarjeta.

Una vez se dispone de la autorización de transportes y durante la vigencia de la misma, podrán surgir nuevas necesidades, como realizar el visado, en el plazo de renovación o la substitución de la tarjeta si se realiza un cambio de vehículo.

La autorización puede ser de transporte público:

Podemos catalogar un transporte como transporte público cuando se realiza la actividad a cambio de remuneración económica ante terceras personas particulares o empresas.  Es necesario hacer uso de medios propios, ya sea mediante un vehículo en propiedad, leasing o alquiler, y con personal de la empresa. En primer lugar, se obtiene la autorización de la empresa y posteriormente se obtiene una copia certificada para cada vehículo del cual se disponga.

Categoría vehículos

  • Ligeros: Vehículos con capacidad de carga hasta 3.500 Kg
  • Pesados: Vehículos con capacidad de carga superior a 3.500 Kg, además de las tractoras si su capacidad de arrastre supera la misma cantidad.

¿NECESITA MÁS INFORMACIÓN?

CONTÁCTENOS

¿NECESITAS ASESORIA?

Rellena el siguiente formulario. Analizamos cada correo y nuestro equipo intentará contactar en menos de 48 horas.