Diferencias entre NIF, DNI y NIE

Existen numerosos conceptos que utilizamos en nuestro día a día pero, realmente, ¿conocemos el significado de cada uno de ellos? A continuación, desde Asesoría Arribas queremos explicar los conceptos de DNI, NIE y NIF y las diferencias de éstos. 

¿Qué es el DNI?

El primer concepto que queremos comentar es el DNI y estas siglas, corresponden a Documento Nacional de Identidad. Este, es un documentos público que emite el Ministerio del Interior y es personal e intransferible ya que contiene el número identificativo de todas las personas con nacionalidad española, De esta manera, el DNI está formado por una serie de dígitos que sirven para identificar a las persona.  

¿Qué es el NIE? 

Otro de los conceptos que queremos comentar está relacionado con el DNI, y es el Número de Identidad de Extranjero o más conocido a través de las siglas NIE. Éste, es un código que sirve para la identificación tributaria de los extranjeros en España. 

El NIE, está formado por una letra inicial la cual suele ser normalmente una X, Y o Z, esta letra es seguida de siete dígitos finalizando con un dígito de control. 

¿Qué es el NIF? 

Finalmente, queremos comentar el número que identifica de manera tributaria de las personas físicas y jurídicas de España y se le conoce como el Número de Identificación Fiscal o más conocido aún como NIF. A través de esta identificación, se les permite a las personas realizar actividad mercantiles en España y por lo tanto, es obligatorio para poder realizar negocios.

Es importante destacar que para el caso de las personas físicas, el NIF coincide con el mismo número del DNI para las personas españolas o con el NIE en el caso de las personas extranjeras. En cambio, para las personas jurídicas se les adjudica un número diferente. 

Diferencias entre DNI y NIF

Tras haber explicado cada uno de los conceptos, consideramos interesante explicar las diferencias más significativas. 

La diferencia más importante es la utilidad y la funcionalidad de cada uno de los documentos. Como hemos comentado, el DNI se utiliza para autenticar la identidad de las personas y lo tramita la Dirección General de la Policía. Entre otros usos, el DNI se puede utilizar para poder realizar gestiones, como pasaporte o para poder firmar de manera electrónica los documentos. 

En cambio, el NIF se utiliza para poder realizar trámites a efectos tributarios ya que cualquier persona que realice trabajos tributarios está obligada a poseer este número de identificación fiscal. De esta manera, el NIF deberá incluirse en cada una de las declaraciones o comunicaciones que se hagan ante la Administración. 

 

No Comments

Post A Comment